¿Tienes la sensación de que tu mirada no es tan luminosa como antes? La operación de párpados puede ser la solución que necesitas.

La medicina aplicada al cuidado de la belleza cuenta con una gran cantidad de recursos para devolver al cuerpo su apariencia tras haberla perdido con el paso del tiempo. Una de las zonas en las que más se suele notar es en el rostro, con signos como la caída de párpados, que le dan a la cara un aspecto un tanto desangelado. Para corregirlo puedes someterte a una operación de párpados, también denominada blefaroplastia. ¿Quieres ver en qué consiste? En este artículo te lo explicamos todo.

En qué consiste la operación de párpados

La piel de los párpados es más fina que la de otras zonas de la cara, y por ello, es una de las que se ven más afectadas por los primeros síntomas de envejecimiento. Además de ser un problema estético, también lo es de salud general, ya que unos párpados caídos pueden llegar a afectar la visión lateral, dificultando las actividades cotidianas.

La blefaroplastia es una intervención quirúrgica con la que se elimina el exceso de grasa y la piel que se ha formado alrededor de los ojos, además de comprimir los tejidos del párpado. Así se recupera la apariencia de los ojos y mejora el campo de visión, al retirar la piel que lo limita.

Tipos de operación de párpados

Existen varios tipos de operaciones en los párpados, en función de su naturaleza o si se va a intervenir en la zona superior, inferior o en ambas.

En el caso de la zona superior, los tejidos se recolocan y se elimina el exceso de piel o grasa si se considera necesario. Cuando es en la parte inferior, lo normal es eliminar las bolsas que se forman bajo los ojos, además de reafirmar la piel de los párpados inferiores.

Algunas ventajas

¿Cuáles son las ventajas que proporciona operarte de los párpados? Como hemos indicado ya, una de ellas es mejorar la visión periférica al retirar el exceso de piel que impide tener un campo de visión completo, pero no es la única.

Otro beneficio es la desaparición de bolsas bajo los ojos, que dan a la cara la apariencia de estar continuamente cansada. Al eliminarlas, el rostro vuelve a tener un aspecto más radiante.

Además de los párpados, el conjunto de la cara mejora su apariencia, lo que te ayuda a ganar confianza, mostrando un aspecto más atractivo.

¿Cómo es la recuperación tras una operación de párpados?

Tras someterte a esta intervención, puede que haya ciertos síntomas que aparecerán durante varios días. Tal vez te cueste cerrar los ojos cuando duermas, notes la visión un poco borrosa o cierta tensión en los párpados. También es probable que los ojos estén secos.

Para tratar estos síntomas, es importante seguir las instrucciones del especialista que te operó, como aplicar un poco de hielo en la zona, no forzar los ojos leyendo o mirando una pantalla y evitar gestos que muevan los músculos de la cara, como sonreír durante los primeros días porque pueden sangrar los párpados. Si esto ocurriera, deberás contactar de inmediato con tu cirujano.

Con el fin de mejorar la cicatrización, es fundamental que la zona esté bien hidratada, quizás con alguna crema específica que te pueda recomendar el especialista. Y para la sequedad ocular puedes usar unas gotas especiales similares a la lágrima natural.

También es importante dormir bastante y lo mejor posible. Así el cuerpo se mantendrá mejor hidratado y húmedos los párpados. Y para facilitar el drenaje, hay que mantener la cabeza bien elevada, lo máximo que puedas.

Para que el sol o el aire no afecten a la recuperación, lo mejor será llevar gafas oscuras durante un par de semanas, y durante ese tiempo, habrá que evitar practicar ejercicio o realizar trabajos que exijan demasiado esfuerzo.

Esperamos haberte ayudado, y que ahora conozcas mejor en qué consiste esta operación, con la que puedes devolver a tu rostro su apariencia juvenil.