Es vital cuando queremos quitarnos unos kilos de más

    Conocemos innumerables métodos para bajar de peso. Largas sesiones de ejercicio y dietas estrictas son las más practicadas y que hasta ahora, para muchos, dan buenos resultados. Las personas confían plenamente en estas rutinas para poder quitarse kilos de encima, pero a veces no le dan atención a lo importante que puede llegar a ser el agua para terminar de complementar su afán por bajar de peso. Te invitamos a conocer cuáles son los beneficios que tiene el vital líquido al momento de querer adelgazar. Presta atención.

   El agua es la sustancia natural más importante para la vida de todos los seres vivos del planeta. Sin ella, las plantas no crecieran, los animales no vivieran y nosotros mucho menos. Nuestro cuerpo está compuesto entre un sesenta y setenta por ciento de agua aproximadamente y es el complemento ideal para que realicemos una buena digestión, y asimilemos de manera adecuada cada alimento que ingerimos, obteniendo así todos los nutrientes que necesitamos para estar activos día a día. Además el consumir agua en cantidades considerables ayuda enormemente a no padecer problemas de salud con nuestro hígado y riñones, dado a que si no ingieres agua de manera seguida, pondrás a trabajar forzadamente cada uno de estos órganos, trayendo problemas de estreñimiento y acumular piedras en los riñones. Además, favorece la eliminación constante de residuos a través de la filtración que se produce gracias a los riñones. Así, el agua nos puede ayudar a adelgazar además gracias a que previene la retención de líquidos.

¿Por qué el agua nos ayuda a adelgazar?

Nuestro cuerpo está hecho para procesar cada cosa que consumimos y en base a esto sufrirá cambios, sean deseados por nosotros o no. En este caso, si queremos reducir tallas, el agua hace un papel determinante para lograrlo. Cuando nos ejercitamos quemamos calorías, lo que luego lleva a que transpiremos en abundancia; de esta manera nuestro organismo está diciendo “necesito hidratación” y qué mejor que hacerlo tomando agua. Un deportista consume alrededor de dos litros de agua mientras se ejercita por espacio de una a dos horas, lo que nos da a entender que su hidratación es constante y esto ayuda a que su peso no aumente y siempre se mantenga en el mismo rango.

   Una de las ventajas que ofrece el consumir agua constantemente y que nos ayuda a controlar y bajar de peso, es que reduce los antojos. Para absorber los nutrientes las células requieren de agua y cuando no somos grandes consumidores de este líquido, nuestro cuerpo es incapaz de absorberlos, lo que genera altos deseos por dulces, carbohidratos y alimentos con excesivo contenido de grasas. Por eso muchas personas engordan con facilidad y se hacen siempre la misma pregunta, ¿por qué estoy más gordo/a? ¿Qué he hecho? Y no se dan cuenta de que entre tanto agite, no le prestan atención al beber agua y por ende consumen muchas azúcares a través de otros líquidos, modo de sustitutivo.

    Existen testimonios de personas que aseguran haber bajado de peso cuando han aumentado el consumo de agua al día. Como por ejemplo el caso de Ana Rivas, de 26 años, que enfatizó haber ligado una agitada sesión de ejercicios y un consumo promedio de cuatro litros de agua diarios y los resultados fueron los esperados. Ana, antes de hacer esto, pesaba setenta y ocho kilos, y al comenzar la rutina de ejercicios, sumado al consumo intenso de agua, en cuestión de tres semanas ya había logrado perder ocho kilos. Ella explicó que la sesión de ejercicio era de una hora al día, pero que comenzó a ver los mejores resultados cuando eliminó de su dieta el consumo de bebidas con químicos, como refrescos y jugos artificiales, y se dedicó a ingerir solamente agua durante todas esas tres semanas. “Ahí estuvo realmente la diferencia”, aseguró Ana Rivas.