Existen grandes dilemas sobre la cantidad de agua que debemos consumir diariamente para mantenernos saludables. Muchos son los estudios por parte de los especialistas para saber a ciencia cierta cuál es el promedio ideal para mantenernos hidratados y evitar problemas de salud. Muchos consideran que la cantidad adecuada para estar hidratados es con ocho vasos de agua al día, pero esto no es del todo cierto, todo va a depender del tipo de personas que eres, si sufres alguna patología, o practicas alguna actividad deportiva. Todo va a ser relativo.

¿Es cierto que basta con ocho vasos al día?

    Si hay algo en nuestra vida a la cual podemos consumir en exceso sin que nos traiga consecuencias negativas es el agua. Nunca estará de más tomar los vasos del vital líquido que desees y a la hora que desees. De hecho, tomar mucha agua nos ayuda a que órganos valiosos de nuestro cuerpo, como el hígado y el riñón, trabajen de manera estable y no contraigamos enfermedades. Pero, ¿cuáles son las consecuencias si no bebo agua con frecuencia? ¿Hay síntomas? ¿Se notan? Efectivamente, si usted es de las personas que no bebe agua con frecuencia, está propenso a que sufra de algunas enfermedades. Los primeros síntomas es sentirse cansado o deshidratado, tomando en cuenta que tenga resistencia física y se canse con rapidez al ejercitarse un poco (simplemente caminando).

    Otro síntoma que se puede notar con mucha facilidad es el color de la orina. Cuando no bebemos agua con regularidad nuestro orina suele ser de color amarillento, esto se debe a que nuestro riñón no está trabajando adecuadamente por falta de líquidos claros. Caso inverso cuando sí consumimos agua con mucha frecuencia durante el día, cuando vamos a orinar, el color de la orina debe ser amarillo claro, casi transparente. Mientras más claro salga mejor, esto significa que estamos hidratados de la manera correcta y que nuestro riñón está haciendo su función de manera correcta sin sufrir daños.

    Si eres deportista profesional, amateur o simplemente te gusta salir a trotar y ejercitarte diariamente, pues tu cuerpo pedirá más agua de lo habitual. El transpirar mientras nos ejercitamos es algo normal y una reacción natural de nuestro cuerpo. Es el mecanismo que utiliza nuestro organismo para regular la temperatura corporal, por eso, es muy importante estar hidratados constantemente, para que este proceso se desarrolle de manera normal y así evitaremos desmayos, dolores de cabeza y fatiga. 

    La Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos ha determinado que para que una persona adulta (hombre mayor de 18 años) no sufra de deshidratación, debe consumir un promedio de doce a trece vasos diarios de agua, que equivalen a tres litros. En el caso de la mujer, alrededor de nueve a once vasos diarios del agua, que equivalen a dos punto dos litros de agua al día. Con esta cantidad no habrá problemas de deshidratación y podemos omitir un poco ese mito de los ocho vasos de agua diarios que todo el mundo presume ser suficiente, pero realmente no lo es, hay que ingerir más líquidos.

    En caso de que vivas en un país caluroso con altas temperaturas o en tu país el verano ataque con mucha fuerza, debes procurar seguir estos pasos antes mencionados con mucha rigidez, porque día a día son mayores las enfermedades y muertes que ha traído las olas de calor que en los últimos días ha azotado a una parte de Europa. El agua será siempre nuestro mejor aliado para mantenernos saludables así, que ya sabes, ¡mientras más agua cosumas mejor!