Una alimentación sana podría formarse de pocas grasas, y una gran variedad de fibras y verduras. Sin embargo, los especialistas en nutrición le apuntan también al cómo, la manera en que son ingeridos los alimentos. Todo esto se debe a que existen hábitos poco saludables, los cuales suspiran para que las personas no puedan llevar una dieta sana, algunos de estos hábitos son, comer rápido, masticar poco. Estas costumbres tienen que cambiar si se quiere obtener una dieta sana.

A continuación vamos a nombrar algunos de los malos hábitos que evitan que llevemos una dieta y una digestión sana:

1. Comer rápido. Lo ideal es comer muy despacio y masticar cada bocado 20 veces. Los nutricionistas afirman que comer rápido nos puede hacer obesos. Además de comer apurados hasta sentirse lleno, puede multiplicar por tres los riesgos de sobrepeso.

Al comer, la distensión gástrica es la principal señal de saciedad. Ya que es trasmitida por el sistema nervioso vegetativo hasta el hipotálamo, el cual es el centro regulador que se encuentra ubicado en el cerebro.

2. Comer de forma automática. Estando parados, mirando la tele o el monitor del ordenador. Todo esto es perjudicial para la salud ya que no tenemos una conducta de orden y disfrute, debemos respetar todas nuestras sensaciones en cuanto a saciedad-hambre. Por todo lo expuesto hasta el momento, los daños en nuestra digestión pueden ser realmente graves, por eso lo mejor es seguir un régimen alimenticio adecuado y de esta forma mantener una alimentación rica en vitaminas y minerales que le den a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesite, de esta forma siempre viviremos saludables y estaremos ajenos a aquellos agentes dañinos a la digestión.

Estos son solamente algunos consejos para darle a nuestro cuerpo humano todas las herramientas necesarias para que pueda vivir normalmente y sin complicaciones que en un futuro puedan afectarle.